lunes, 24 de julio de 2017

Estado del Vaticano



El territorio en el banco derecho del Río Tiber, entre el Monte Mario y el Monte Gianicolo (Janiculum), era conocido en la antigüedad como el Ager Vaticanus. El origen del nombre Vaticano no está claro pero algunos dicen que viene de un antiguo pueblo Etrusco llamado Vaticum. Esta zona no era parte de la antigua Roma ni estaba dentro de las murallas de la ciudad construidas por el Emperador Aureliano. Partes del Vaticano eran tierras pantanosas e inhóspitas.

Los Etruscos fueron sometidos a Roma en la batalla de Veyes (396 a.C.) Cuando el Apóstol Pedro llegó a Roma, el Ager Vaticanus había sido incluido por el emperador Augusto en la reorganización de la ciudad.

En el año 37 el emperador Caius Caligula edificó un circo y le puso en medio un obelisco traído desde Heliópolis

Martirio de San Pedro                                                                     

El emperador Nerón tenía fascinación con el circo en cuyos espectáculos se martirizaron muchos cristianos. (Tacitus, "Annal.", XV, 44).  Aquí murió crucificado San Pedro Apóstol. El no se consideraba digno de morir en la forma de su Señor y por eso lo crucificaron con la cabeza hacia
abajo. El lugar exacto de su crucifixión fue guardado por la tradición. Muy cerca del circo de Nerón, los cristianos enterraron a San Pedro.  

Las palabras de Jesús se cumplen textualmente: 

"Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".
Mateo 16:18

Hay testimonios arqueológicos de la necrópolis con la tumba de San Pedro, directamente bajo el altar mayor. Esta ha sido venerada desde el siglo II.

Un edículo de 160 d.C.  en el cual puede leerse en griego "Pedro está aquí".

La persecución de cristianos arreció con el emperador Decio (249), Valeriano (257-258) y Diocleciano (303-311), hasta finalizar con el edicto de Milán de Constantino (313).

Por razón de ser el lugar del martirio del primer Papa, al pie de la Colina Vaticana se edificó la antigua Basílica de San Pedro comenzando con Constantino en el siglo IV.

Los Papas medievales compraron toda la colina. Se construyó un puente, Pons Aelius, para comunicar estas tierras con Roma.

En 1869 se celebró el Concilio Vaticano I en el que se decretó el dogma de la infalibilidad del Papa. Al año siguiente las tropas italianas invadieron a Roma dando fin al dominio político de los Papas tras la unificación de Italia. Los territorios que gobierna el Papa con poder temporal se redujeron al Vaticano, la nación más pequeña del mundo.

La Ley de Garantías del Estado Italiano, del 13 de mayo, de 1871, declara explícitamente que todas las residencias del Papa en tierra italiana gozan de inmunidad y deben ser extraterritoriales.  El Vaticano es un Estado completamente independiente, y según la ley internacional, no es parte del territorio italiano. El Papa goza de total libertad para ejercer su misión como la cabeza visible de la Iglesia.

En 1929 se celebra el Pacto de Letrán confirmando la independencia de los estados pontificios.

La Basílica de San Pedro

Los Papas habitaron por largo tiempo junto a la Basílica de Letrán, en el Palacio de Letrán, que anteriormente era la residencia de la emperatriz Fausta, 2da. mujer de Constantino. Cuando en el año 847 los sarracenos saquearon la Basílica, León IV amuralló el Vaticano (obra del 848-852) añadiéndole también torres de defensa. Dos de las cuales están aún en pie. El Vaticano adquirió el nombre de Civitas Leonina.

Nicolás III (1277-1280) mudó la residencia papal al Vaticano. Cuando los Sumos Pontífices volvieron del destierro de Avignon, la residencia Papal se trasladó definitivamente en 1377, junto a la Basílica de San Pedro.

Los límites geográficos del Estado Vaticano son: La Via Porta Angélica, la Piazza del Rissorgimiento y las columnatas de Bernini.